¿Cuánto tiempo atrás debemos remontarnos?

¿A 1908? ¿A los inicios de nuestra empresa? ¿A cuando A.J. Bush comenzó su pequeña y modesta fábrica de conservas en Chestnut Hill, Tennessee, al pie de las Montañas Great Smoky y dio inicio a esta odisea de frijoles hermosos?

Obsesionados con la calidad y enfocados en la comunidad desde el principio.

O tal vez debemos remontarnos al principio de la civilización como la conocemos, cuando los humanos descubrieron por primera vez la naturaleza hermosa del frijol. Un alimento humilde y versátil que es igual de bueno para los humanos que para nuestra valiosa tierra.

Un alimento como ningún otro.

En Bush’s®, nos sentimos íntimamente conectados con esta gran historia de frijoles. La historia del frijol mismo. Y es por eso que, durante generaciones, es lo único con lo que hemos estado comprometidos. Con construir nuestra comunidad, nuestra empresa y nuestros valores en torno a ese humilde manojito de bondad.

LOS HERMOSOS FRIJOLES QUE MERECEN SER ESTRELLAS DE SU PROPIA PELÍCULA

En 1969, encontramos una nueva forma de preparar nuestros frijoles que cambiaría nuestro mundo por siempre. Al cocinar frijoles blancos en una receta familiar secreta, nuestros frijoles horneados se harían famosos en todo el mundo cuando Jay Bush, el bisnieto de A.J. Bush, junto a su viejo amigo Duke, dijo esas inimitables palabras: “Los hermosos frijoles que merecen ser estrellas de su propia película”.

Y lo han sido desde entonces. Celebramos la hermosura del frijol en cada oportunidad. Encontramos nuevas formas de transformarlo. Nuevos sabores, nuevos productos, nuevos sueños de frijoles.

NINGÚN OTRO ALIMENTO PUEDE COMPARARSE CON EL FRIJOL

Después de todo, ningún otro alimento puede compararse con la poderosa y única combinación de sabor, nutrición y versatilidad de los frijoles. Creemos que el frijol también puede ser una fuerza poderosa en el mundo. Es un alimento sustentable que le devuelve a la tierra más de lo que toma de ella. Es una semilla que conecta generaciones, culturas y cocinas. 

HERMOSAMENTE SIMPLE

Es una solución hermosamente simple para algunas preguntas realmente complicadas, como “¿Qué puedo hacer para la cena que nos sacarán una sonrisa a mi hijo increíblemente selectivo para comer y a mí?” y “¿Cómo podemos portarnos bien con nuestro planeta?”. Es por eso que nuestra familia está consagrada, dedicada y francamente obsesionada con celebrar esta pequeña legumbre.

PORQUE SOMOS ESA EMPRESA DE FRIJOLES HERMOSOS.

Así que aquí estamos, aún en nuestro pueblo natal de Chestnut Hill, Tennessee, poniendo con orgullo este hermoso alimento en un pedestal. Y en tu mesa.